FISIOTERAPIA Y AUTISMO

Fisioterapia y autismo

¿Qué es el trastorno del espectro autista? 

El trastorno del espectro autista (TEA) es una alteración de diferentes funciones del sistema nervioso central. Es una condición neurológica y de desarrollo que se inicia en la niñez y dura toda la vida. Afecta al comportamiento de la persona, la forma de interactuar, la comunicación y el aprendizaje.
Los síntomas se perciben desde una edad temprana. Algunos de los criterios para su diagnóstico son déficits en la comunicación y en la interacción social; restricción y repetición de comportamientos, intereses o actividades provocando deficiencias sociales, profesionales o funcionales.
Lo padecen 1 de cada 100 niños con mayor incidencia en la población masculina, entre 4 y 5 veces más que a población femenina.

Complicaciones que pueden aparecer

Estos niños pueden presentar diferentes alteraciones:
• Son propensos a tener posturas que alteran el tono muscular o la marcha.
• Presentan dificultades para mantener el equilibrio al realizar actividades diarias como puede ser saltar un obstáculo, subir a una superficie más alta o estar quieto durante unos segundos.
• Tienen alterada la sensibilidad, por lo tanto cualquier superficie le puede molestar.
• No tienen consciencia de su esquema corporal o propiocepción, dificultando por ejemplo el sentarse en una silla.
• Tienen bastantes dificultades al realizar tareas de motricidad fina y gruesa.

Terapia

La terapia física se puede realizar desde el momento en el que se detecte que el niño tiene autismo. Para ello existen técnicas indicadas dependiendo de los síntomas que presente.

Hidroterapia

La hidroterapia es el uso del agua como terapia para beneficiarse de sus propiedades ya que favorece a la relajación del niño o mejora el equilibrio y la coordinación.

Hipoterapia

La hipoterapia es una alternativa terapéutica basada en la utilización del movimiento multidimensional del caballo para el tratamiento de diferentes afecciones físicas y mentales. Se ha demostrado sus efectos positivos en niños con autismo que, incapaces de mostrar sentimientos de afecto hacia sus seres allegados, con capaces de abrazar a su caballo.

Terapia del movimiento rítmico

Esta terapia se basa en ejercicios que imitan los movimientos que hacen los bebés desde que nacen. Son ejercicios rítmicos y suaves que se realizan tanto de forma activa como pasiva, consiguiendo mejorar el tono muscular o relajar tensiones y espasticidades.
Este entrenamiento consigue la integración de los reflejos primitivos que son movimientos automáticos, provenientes del tronco encefálico, y dan paso a los reflejos posturales, controlados desde partes superiores del cerebro, permitiendo un desarrollo neurológico.
Si estos reflejos permanecen activos producirán debilidad o inmadurez cerebral, afectando a las habilidades motoras gruesas o finas y a la percepción sensorial y cognitiva.

Conclusión

El trabajo del fisioterapeuta se debería integrar en un equipo multidisciplinar para favorecer la sociabilidad, interacción e independencia de los niños con TEA. De esta manera, conseguir mejorar aspectos sensoriales y motores del niño, así como la empatía mediante actividades recreativas. Es importante conocer los gustos y preferencias del niño para poder adaptar un tratamiento que lo motive.

 

Por: Carla Navarro, Fisioterapeuta

1.       Harald Blomberg. Terapia de movimiento rítmico. 2ª edición; 2011.

2.       Fisioterapia-online.com [Internet]. Venezuela: Jessika Castellanos; 2016. Disponible en: www.fisioterapia-online.com/articulos/importancia-del-abordaje-fisioterapeutico-en-ninos-con-autismo

3.       Fisiofocus.com [Internet]. España: Fisiofocus; 2014. Disponible en: http://www.fisiofocus.com/es/articulo/fisioterapia-pediatrica-aplicada-al-autismo

4.       Autismoandalucia.org [Internet]. España: Autismoandalucia; 2008. Disponible en: http://www.autismoandalucia.org/index.php/los-tea

5.       Fuentes-Biggi, J. Guía de buena práctica para le tratamiento de los trnstornos del espectro autista. Revista de neurología. 2006; 43(7): 425-438.

6.       Palomo, R. Los síntomas de los trastornos del espectro de autismo en los primeros dos años de vida: una revisión a partir de los estudios longitudinales prospectivos. Anales de Pediatría. 2011; 76(1), 1-10.

Deja un comentario